mi primer disparate se llamaba consuelo